Prácticas de Biología Marina: algas rojas

© C. Romero Zarco - Universidad de Sevilla, 2003

Orden Gigartinales


Página de procedencia: Algas_rojas.htm
Contenido de esta página: 1.- Características del orden

2.- Cuadro Resumen

3.- Más datos:          ==>
A) Esquema taxonómico
B) Clave dicotómica
C) Catálogo
Para las referencias véase Algas_bibliografia.html
Para los términos véase: Ecología y distribución:
Algas_Introduccion.htm
Tipos de talo:
Biologia_Marina.html
Específicos de algas rojas:
Algas_rojas.htm


1.- Características del orden Gigartinales

Gigartinales  incl. Criptonemiales (Floridofíceas)
  • Ciclo dimórfico: (gametofito y tetrasporofito morfológicamente iguales)
  • Talo pseudoparenquimático con médula laxa y filamentosa, uniaxial o multiaxial, arborescente o laminar, carnoso o cartilaginoso. Excepcionalmente filamentoso (Thuretella).
  • Ejemplos:




2.- Cuadro resumen con las especies más comunes

Géneros
Especies y características de los talos
Caulacanthus
C. ustulatus.      Talo cespitoso con ramas cilíndricas; ramificación lateral irregular
Gigartina
Talo pseudoparenquimático aplanado o cilíndrico, con ramas elásticas, dicotómicas o laterales - G. teedii
Ramas aplanadas; ramificación lateral

Gymnogongrus
Talo aplanado o casi cilíndrico, cartilaginoso y dicotómico - G. crenulatus
Talo aplanado con dicotomías regulares

Halymenia
H. floresiana
Talo laminar mucilaginoso, con divisiones pinnadas agudas

Hypnea
Talo pseudoparenquimático, blando, con ramas cilíndricas dispersas alrededor de los ejes; color claro - H. musciformis
Punta de los ejes recurvadas en forma de gancho

Peyssonellia
P. coriacea
Talo incrustante grueso y carnoso

Plocamium
Talo aplanado muy ramificado, con las últimas ramificaciones pectinadas - P. cartilagineum
Frondes de último orden con 3-4 puntas

Sphaerococcus
S. coronopiifolius
Talo aplanado muy ramificado, nervio medio visible en los ejes


3.- Más datos sobre las algas rojas del litoral atlántico andaluz
A) Esquema taxonómico del orden Gigartinales

Or. Gigartinales (Florideas)
Familias
Géneros
Caulacanthaceae
Catenella
Caulacanthus
Cystocloniaceae
Calliblepharis
Cystoclonium
Rhodophyllis
Furcellariaceae
Furcellaria
Gigartinaceae
Gigartina Mastocarpus
Gloeosiphonaceae
Thuretella
Gymnophlaeaceae
Platoma
Halymeniaceae Cryptonemia
Halymenia
Hypneaceae Hypnea
Kallimeniaceae
Callophyllis Kallymenia
Peyssonelliaceae Peyssonellia
Phyllophoraceae
Gymnogongrus
Phyllophora
Schottera
Stenogramme
Plocamiaceae
Plocamium
Polyidiaceae
Polyides
Solieriaceae
Solieria
Sphaerococcaceae Sphaerococcus
15 familias
24 géneros


B) Clave dicotómica artificial del orden Gigartinales

Clave 1.- Grupos artificiales
1. Talo filamentoso, con los ejes principales formados por una sola fila de células
Thuretella
1.
Talo pseudoparenquimático
2
2.
Talo formado por ramas cilíndricas
Clave 2
2.
Talo formado por ramas aplanadas o por láminas
3
3.
Talo formado por ramas aplanadas pero relatívamente gruesas y estrechas
Clave 3
3.
Talo formado, en toda o en su mayor parte, por láminas más o menos delgadas en relación a la anchura
Clave 4

Clave 2.- Gigartinales cilíndricas
1.
Ramificación claramente dicotómica
2
1.
Ramificación de tipo lateral o irregular
4
2.
Talo cerspitoso, con ejes aplanados en el ápice
Gymnogongrus griffithsiae
2.
Talo no cespitoso ni aplanado en el ápice
3
3.
Zona de fijación en forma de disco; color rojo burdeos
Polyides
3.
Zona de fijación ramificada; color pardo verdoso
Furcellaria
4.
Talo cespitoso, de pequeño tamaño, en general de menos de 3 cm
5
4.
Talo no cespitoso, en general de más de 5 cm
8
5.
Talo segmentado
Catenella
5.
Talo no segmentado
6
6.
Talo pardo-rojizo, formando almohadillas, con ramificación irregular pero principalmente de tipo lateral Caulacanthus ustulatus
6.
Talo rojo-purpúreo o verdoso, no formando almohadillas, con ramificación principalmente de tipo dicotómico 7
7.
Talo con organización multiaxial pero poco visible
Gigartina acicularis
7.
Talo con organización uniaxial Hypnea coccinea
8.
Talo de ramificación lateral, con últimas ramitas mucho más finas que los ejes principales; talo uniaxial, con una sola célula apical visible
9
8.
Talo de ramificación irregular, con todas las ramas de tamaño semejante; talo multiaxial o de organización no claramente visible
10
9.
Talo verdoso o rojo claro; ramas principales curvadas en el ápice en forma de gancho
Hypnea musciformis
9.
Talo púrpura o marrón rojizo; ápices no curvados, pero frecuentemente con ramas que se enredan a modo de zarcillos
Cystoclonium
10.
Talo rojo brillante, con varios frondes que nacen del mismo disco basal
Véase Cordylecladia en Or. Rodimeniales
10.
Talo púrpura oscuro o verdoso
11
11.
Médula del talo con filamentos en la parte central; tetrasporangios zonados (tetrasporas en fila)
Solieria
11.
Médula del talo pseudoparenquimática, sin filamentos centrales evidentes; tetrasporangios cruciados
Véase Gracillaria verrucosa en Or. Gracillariales

Clave 3.- Gigartinales aplanadas
13.
Ramificación dicotómica en todo el talo
14
13.
Ramificación lateral o irregular, dicotómica sólo en los ejes principales
16
14.
Ramas más anchas hacia el ápice, acanaladas
Mastocarpus
14.
Ramas de anchura más o menos uniforme o más estrechas en el ápice, no acanaladas
15
15.
Talo cilíndrico en la parte inferior, aplanado sólo en el ápice
Gigartina pistillata
15.
Talo aplanado en casi toda su longitud
Gymnogongrus
16.
Últimas ramificaciones del talo pectinadas
Plocamium
16.
Talo sin ramificaciones pectinadas
17
17.
Talo de tamaño relativamente grande y muy ramificado; ejes principales con nervio visible al transluz
Sphaerococcus
17.
Talo de tamaño mediano o pequeño, dos o tres veces ramificado; ejes sin nervio medio
Gigartina teetii

Clave 4.- Gigartinales laminares
1.
Talo regularmente dicotómico
2
1.
Talo con ramificación irregular o lateral
3
2.
Talo rígido y cartilaginoso, con los lóbulos superiores más anchos
Mastocarpus
2.
Talo blando y mucilaginoso, con los lóbulos superiores más estrechos
Platoma
3.
Láminas que nacen sobre estipes cilíndricos bien desarrollados
4
3.
Láminas que nacen directamente de la zona de fijación o de un pie corto
6
4.
Láminas con proliferaciones laterales muy finas
Calliblepharis jubata
4.
Láminas sin proliferaciones laterales o con proliferaciones semejantes a las láminas
5
5.
Fijación mediante un disco Phyllophora
5.
Fijación mediante ramas cilíndricas rastreras Schottera
6.
Nervio medio visible en la base de las láminas
Cryptonemia
6.
Sin nervio medio
7
7.
Talo con lóbulos terminados en punta
8
7.
Talo con lóbulos redondeados
9
8.
Talo de consistencia firme y cartilaginosa
Calliblepharis
8.
Talo de consistencia blanda y mucilaginosa
Halymenia
9.
Talo ramificado en tres dimensiones formando un bola
Rhodophyllis
9.
Talo no en forma de bola
10
10.
Talo postrado o incrustante
Peyssonnellia
10.
Talo erecto
11
11.
Talo ramificado en forma de abanico Callophyllis
11.
Talo no ramificado en forma de abanico; médula formada por células de forma estrellada Kallymenia

C) Catálogo alfabético de los géneros y especies citados hasta 1996 en el Atlántico andaluz

    Calliblepharis Kütz., 1843. Cistocloniáceas. Dos especies conocidas en la península, una de ellas exclusivamente atlántica.

1. Talo con láminas anchas (más de 1 cm), con proliferaciones generalmente menores de 5 mm de longitud
C. ciliata
1.
Talo con láminas estrechas (menos de 1 cm), con proliferaciones que pueden alcanzar 2 cm o más, algunas terminadas en gancho
C. jubata


    C. ciliata (Hudson) Kütz., 1843. Citada por Clemente en la Provincia de Cádiz en 1807 (según Conde & al., 1996). Esciófila infralitoral. Boreo atlántica oriental. Atlántica en la Península. Talo laminar grueso y cartilaginoso, más o menos dividido irregularmente y con proliferaciones en forma de espinitas.

    C. jubata (Good. & Wood.) Kütz., 1843. Citada por Clemente en la Provincia de Cádiz en 1807 (según Conde & al., 1996). Infralitoral. Boreo atlántica oriental. Talo laminar cartilaginoso, con ramificaciones irregulares muy finas y proliferaciones espiniformes.

    Callophyllis Kütz., 1843. Calimeniáceas. Una sola especie en ambas orillas de la Península.

    C. laciniata (Hudson) Kütz., 1843. Citada en Cádiz por Clemente en 1807 (según Conde & al., 1996). Esciófila infralitoral. Atlántico boreal. Talo laminar de tamaño mediano, sin nervios, irregularmente dividido en en forma de abanico, con lóbulos redondeados

    Catenella Grev., 1839. Caulacantáceas. Una sola especie citada en ambas orillas de la Península.

    Catenella caespitosa (With.) L. Irvine, 1976 (= C. repens Batt.). Poco frecuente en Cádiz, en fisuras (Seoane-Camba, 1964). Subcosmopolita. Talo pseudoparenquimático uniaxial, cespitoso, ramificado irregularmente, con estrechamientos que forman segmentos, cilíndricos o aplanados; médula laxa, casi hueca. Se mezcla y confunde con Gelidium pusillum, que es de consistencia más firme.

    Caulacanthus Kütz., 1843. Caulacantáceas. Sólo se cita una especie atlántica y mediterránea.

    C. ustulatus (Mertens) Kütz., 1868. Muy frecuente y localmente abundante en Cádiz (Seoane-Camba, 1965), formando césped en plataformas y muros de corrales del mesolitoral medio, junto con otras especies cespitosas o de pequeño porte, como Gelidium pusillum, Gigartina acicularis y Gymnogongrus griffithsiae. Su máximo desarrollo corresponde al invierno, mientras que en verano sólo persiste en lugares protegidos. También citado en Ayamonte (Huelva) por Navarro & Gallardo (1994). Subcosmopolita.


    Cryptonemia J. Agardh, 1842. Halimeniáceas. Se citan tres especies para nuestro litoral (1 atlántica y 2 mediterráneas).

    C. seminervis J. Agardh, 1876. Frecuente desde Chipiona hasta Barbate en fisuras del mesolitoral inferior (Seoane-Camba, 1965). Atlántica. Sin datos de distribución mundial.


    Cystoclonium Kütz., 1843. Cistocloniáceas. Una sola especie citada en el Atlántico ibérico.

    C. purpureum (Hudson) Batt., 1902. Citada en la provincia de Cádiz por Colmeiro en 1867 (según Conde & al., 1996), pero necesita confirmación, pues según Cabioc'h & al. (1995) sólo llega hasta el N de España y se puede confundir con Gracillaria verrucosa. Fotófila infralitoral de zonas calmas. Atlántico boreal. Atlántica. Talo pseudoparenquimático, cartilaginnoso, irregularmente ramificado, con ramas cilíndricas.

    Furcellaria, Lamour., 1813. Furcelariáceas. Una sola especie conocida en la Península.

    F. lumbricaulis (Hudson) Lamour., 1813 (= F. fastigiata Lamour.). Citada en la provincia de Cádiz por González-Fragoso en 1893 (según Conde & al., 1996). Fotófila infralitoral. Boreo-atlántica.Talo pseudoparenquimático dicotómico, con ramas cilíndricas; color pardo verdoso.


    Gigartina Stackh., 1809. Gigartináceas. Tres especies en nuestras costas (2 atlánticas y la otra en ambos mares).

1. Talo cilíndrico G. acicularis
1.
Talo aplanado, al menos hacia el ápice
2
2.
Ramificación dicotómica G. pistillata
2.
Ramificación lateral G. teedii

    G. acicularis (Roth) Lamour., 1813. Muy frecuente en Cádiz, formando césped en lugares resguardados del mesolitoral, junto con Caulacanthus ustulatus, Gelidium pusillum y Gymnogongrus griffithsiae (Seoane-Camba, 1965). Rara en Huelva, donde ha sido citada de Ayamonte por Navarro & Gallardo (1994). Fotófila infralitoral portuaria. Cosmopolita.

    G. pistillata (S.G. Gmelin) Stackh., 1809. Frecuente en Cádiz desde Cabo Roche hasta Punta Carnero (Seoane-Camba, 1965). Atlántica en la P.I. Sin datos de distribución mundial.

    G. teedii (Roth) Lamour., 1813. Rara en Cádiz, Caños de Meca y Tarifa (Seoane-Camba, 1965). Esta especie hibrida al parecer frecuentemente con G. pistillata dando lugar a talos con ramificación intermedia entre la dicotómica y la lateral dística. Atlántica en la P.I. Fotófila infralitoral portuaria. Subcosmopolita.


   *Gymnogongrus G. Martens, 1828. Filoforáceas. Son cuatro las especies citadas en la P.I. (una de ellas exclusivamente atlántica). La taxonomía de este género no está aún aclarada. El ciclo biológico de las especies europeas es digenético, pues falta el carposporofito. Los talos de vida libre corresponden a la fase gametofítica, que es dioica. Los cistocarpos contienen lo que podría interpretarse como un tetrasporofito parásito, que produce las tetrasporas ( tetrasporoblasto) según la bibliografía francesa, o bien como un conjunto de carpotetrasporangios (según la bibliografía inglesa). En cualquier caso, lo que se observa sobre el gametofito son pústulas formadas por filamentos cortos y apretados que forman tretrasporangios cruciformes en cadena.
Tetrasporoblasto

Carpotetrasporas
1. Planta pequeña y delicada, de unos 3 cm. Ramas filiformes comprimidas sólo en el extremo G. griffithsiae
1.
Planta robusta y cartilaginosa, de al menos 5 cm. Ramas aplanadas, no filiformes 2
2.
Ramificaciones regulares que le dan al talo forma de abanico; cistocarpos en forma de pústulas que sobresalen por una de las caras del talo
G. crenulatus
2.
Ramificaciones poco regulares; cistocarpos encajados en el talo, sobresaliendo ligeramente por ambas caras
G. devoniensis

    G. crenulatus (Turner) C. Agardh, 1851 [= G. norvegicus (Gunner) J. Agardh; G. patens sensu auct. non J. Agardh?] Frecuente en Cádiz en fisuras y rocas del mesolitoral inferior, a menudo llevando como epífito a Titanoderma pustulatum (Seoane-Camba, 1965, como G. norvegicus y G. patens). Atlántico boreal. Según Dixon & Irvine (1977) no se sabe a qué especie corresponde el nombre G. patens, puesto que se desconoce el paradero del material original que sirvió para su descripción (tipo), pero en las Islas Británica (y por extensión suponemos que también en Francia), se ha dado ese nombre a plantas de G. crenulatus. Estipe cilíndrico que se continúa de forma insensible con un sistema de ramas dicotómicas aplanadas.

    G. devoniensis (Grev.) Schotter, 1968. Atlántico boreal oriental. Citada de la provincia de Cádiz por Fernández & al., 1983 (según Conde & al., 1996). Hay controversia sobre su separación de G. crenulatus, en cuya sinonimia lo incluyen Dixon & Irvine (1977).

    G. griffithsiae (Turner) G. Martens, 1833. Frecuente y localmente abundante durante casi todo el año en comunidades cespitosas mesolitorales de Corallina y Gelidium pusillum, especialmente en la zona Norte del litoral gaditano (Seoane-Camba, 1965). Borde mesolitoral inferior. Circumboreal. Talo cilíndrico dicotómico, cespitoso.


    Halymenia C. Agardh, 1816. Halimeniáceas. 4 especies en la P.I. (una de ellas exclusívamente atlántica).

    H. floresiana (Clemente) C. Agardh, 1822. Alga relativamente grande y mucilaginosa, de un bello color rojo vivo que desaparece en el material arrojado. Frecuente en el litoral NO de Cádiz (Seoane-Camba, 1965). Arrojada en El Rompido (Huelva, Navarro & Gallardo, 1994). Agregados coralígenos. Subcosmopolita.


    Hypnea Lamour., 1813. Hipneáceas. Gallardo & al. (1985: 60) citan dos especies en la P.I. a las que hay que añadir una tercera conocido hasta la  fecha sólo en Cádiz (1 atlántica, otra mediterránea y la tercera en ambas orillas).

1. Talo de 2-6 cm, sin ramas recurvadas en forma de gancho H. coccinea
1.
Talo generalmente de más de 6 cm, con algunas ramas recurvadas en el extremo en forma de gancho H. musciformis

    H. coccinea (Clemente) Cremades, in Cremades & Pérez-Cirera, 1990. Muy rara o quizás pase desapercibida entre otras algas de aspecto similar (Gigartina y Gelidium). En el Jardín Botánico de Madrid se conservan dos pliegos antiguos procedentes de Cádiz recolectados por Clemente (Cremades & Pérez-Cirera, 1990b: 490, fig. 1). Sin datos de distribución.

    H. musciformis (Wulfen) Lamour., 1813. Muy frecuente y localmente abundante en Cádiz (Seoane-Camba, 1965), observada como epífita. Rara en Huelva, arrojada en Punta Umbría (Navarro & Gallardo, 1994). Fotófila infralitoral termófila. Pantropical. Talo pseudoparenquimático ramificado lateralmente, con ramas cilíndricas de diferente grosor y puntas enroscadas en forma de gancho. El talo es blando y se decolora fácilmente.


    Kallymenia J. Agardh, 1842. Calimeniáceas. Se conocen 7 especies en la Península, una exclusívamente del Atlántico, 5 del Mediterráneo y una de ambos mares.

    K. microphylla J. Agardh, 1851. Citada en Cádiz por Bornet en 1892 (según Conde & al., 1996, pero con dudas). Talo laminar ondulado y cortamente estipitado. Las especies del género tienen médula laxa formada por células de forma estrellada. Sin datos ecológicos ni corológicos precisos.


    Mastocarpus Kütz., 1843. Gigartináceas. Una sola especie citada en el  Atlántico ibérico.

    M. stellatus (Stackh.) Guiry, 1984 [= Gigartina stellata (Stackh.) Batters]. Citada en la provincia de Cádiz por Agardh en 1823, pero no se ha vuelto a encontrar en Andalucía (según Conde & al., 1996). Atlántico-boreal. Atlántica. Talo pseudoparenquimático cartilaginoso, dicotómico con ramas aplanadas ensanchadas en el ápice.

    *Peyssonnellia Decne., 1841. Peyssonneliáceas. El número de especies citadas en nuestras costas asciende a catorce (1 atlántica, 7 mediterráneas y 6 en ambas orillas). Talo pseudoparenquimático carnoso (en algunas especies calcificado), íntimamente adherido al sustrato por rizoides. Las dos especies citadas en el Atlántico andaluz pertenecen al grupo de las especies no calcificadas y se diferencian por detalles microscópicos de la capa inferior de células (hipotalo) en contacto con el sustrato: P. squamaria tiene una célula subhipotálica debajo de cada célula del hipotalo.

    P. coriacea J. Feldm. 1941. Muy frecuente en Cádiz, en cavidades y grietas mesolitorales (Seoane-Camba, 1965). Esciófila de zonas calmas. Mediterránea.

    P. squamaria (Gmelin) Decaisne, 1841. Citada de la provincia de Cádiz por Clemente en 1807 (según Conde & al., 1996).


   Phyllophora Grev., 1830. Filoforáceas. Probablemente sean cinco las especies presentes en la P.I. (1 en el Atlántico, 1 en el Mediterráneo y 3 en ambos mares).

1. Partes laminares del talo de unos 2 mm de anchura P. herediae
1.
Partes laminares del talo de unos 5 mm de anchura P. crispa

    P. crispa (Hudson) Dixon, 1964 (= P. rubens (L.) Grev.; ¿P. nervosa (DC.) Grev.?]. Frecuente en Cádiz pero escasa (Seoane-Camba, 1965). Especie esciófila circalitoral que suele encontrarse como epífita de coralináceas en fondos de maërl (1). Mediterránea. Esciófila infralitoral. Atlántica boreal.

    P. herediae (Clemente) J. Agardh, 1876. Frecuente en Cádiz (Seoane-Camba, 1965). Esciófila infralitoral y circalitoral. Atlántica boreal.


    Platoma F. Schmitz, 1894. Gimnofleáceas. Tres especies citadas en la Península, una en cada orilla y otra exclusivamente en Cádiz.

    P. incrassata Schousboe, 1894. Citada de arribazón en Cádiz por Bornet en 1892 (según Conde & al., 1996), pero se duda de su presencia. Una especie similar, P. marginifera (J. Agardh) Batters, sí está en el Atlántico peninsular. Se trata de un alga laminar carnosa y flexible, de gran tamaño, dividida dicotómica o irregularmente.


    Plocamium  Lamour., 1813. Plocamiáceas. Sólo dos son las especies indicadas en la P.I. (una de ellas sólo en el Atlántico).

1. Rámulas pectinadas con 2-3 puntas P. raphelisianum
1.
Rámulas pectinadas con 3-4 puntas P. cartilagineum

    P. cartilagineum (L.) Dixon, 1957 [= P. coccineum (Huds.) Lyngb.] Muy frecuente y abundante en Cádfiz, en el mesolitoral inferior, alcanzando el mesolitoral medio en invierno. Máximo desarrollo en Marzo, mínimo en Agosto. A finales de primavera y en verano aparecen grandes cantidades de frondes fértiles arrojados con cistocarpos y tetrasporas (Seoane-Camba, 1965). Rara en Huelva, donde ha sido citada de Isla Cristina (Flores-Moya & al., 1994). Esciófila superficial de zonas batidas y frías. Subcosmopolita.

    P. raphelisianum P.A. Dang., 1949. Rara en Cádiz (Seoane-Camba, 1965). Atlántica en la P.I. Sin datos de distribución mundial.


    Polyides C. Agardh, 1822. Poliidiáceas. Una sola especie conocida en ambas orillas de la Península.

    P. rotundus (Hudson) Greville, 1830. Citada en la provincia de Cádiz por Clemente en 1807 (según Conde & al., 1996) y en Huelva (El Portil, Torre del Loro y Torre de la Higuera) por Navarrro & Gallardo (1994). Fotófila infralitoral de zonas calmas. Atlántico boreal. Talo pseudoparenquimático carnoso, con ejes cilíndricos macizos ramificados dicotómicamente. Difiere de Furcellaria lumbricaulis por tener un disco basal en lugar de hapterios y su color burdeos y no pardo verdoso.


    Rhodophyllis Kütz., 1847. Cistocloniáceas. Dos especies citadas en la Península, una de ellas sólo en el Mediterráneo.

    R. divaricata (Stackh.) Papenfuss, 1950. Citada en la provincia de Cádiz por Agardh en 1823 (según Conde & al., 1996). Infralitoral. Atlántica boreal oriental. Talo laminar muy ramificado en tres dimensiones, dicotómica o irregularmente, fomando bolas


    Schottera Guiry & Hollenberg, 1875. Filoforáceas. Una sola especie conocida en ambas orillas de la península.

    S. nicaensis (Duby) Guiry & Hollenberg, 1875. Muy rara en Cádiz, encontrada en la Isla de las Palomas (Tarifa) por Conde & al. (1996b). Esciófila de zonas batidas (grietas y extraplomos superficiales). Atlántica boreal oriental. Talo pseudoparenquimático cartilaginoso, formado por láminas de unos 5 cm, estipitadas, enteras o divididas en el ápice, que nacen de unos ejes rastreros cilíndricos.


   Solieria J. Agardh, 1885. Solieriáceas. Una sola especie en el Atlántico ibérico.

    S. chordalis (C. Agardh) J. Agardh, 1842. Citada en la provincia de Cádiz por Agardh en 1823 (según Conde & al., 1996, pero con dudas). Atlántica. Sin datos corológicos. Talo pseudoparenquimático cilíndrico. Difiere de Gracillaria verrucosa por presentar filamentos en el centro de la médula y por sus tetrasporangios zonados. De Cystoclonium purpureum se diferencia por su talo de organización multiaxial.


    Sphaerococcus Stackh., 1797. Esferococáceas. Dos especies en la P.I. (una de ellas exclusiva del Mediterráneo).

    S. coronopifolius Satckh., 1797. Muy frecuente en Cádiz (Seoane-Camba, 1965), sobre todo arrojada durante primavera y verano. Esciófila infralitoral de zonas calmas. Atlántica boreal.


    Stenogramme Harvey, 1840. Filoforáceas. Una sola especie conocida en el Atlántico penínsular.

    S. interrupta (C. Agradh) Harvey, 1848. Citada de la provincia de Cádiz por Montagne en 1853 (según Conde & al., 1996). Esciófila  superficial. Atlántica boreal oriental. Atlántica. Talo pseudoparenquimático cartilaginoso, muy dividido dicotómicamente en láminas gruesas y de ápices redondeados más anchos.

    Thuretella F. Schmitz, 1897. Gloeosifonáceas. Una sola especie citada en el Mediterráneo ibérico y en Cádiz.

    T. schousboei (Thuret) F. Schmitz, 1897. Citada en la provincia de Cádiz por Bornet en 1892 (según Conde & al., 1996, pero con dudas). Alga filamentosa, con los ejes principales vestidos por verticilos de ramitas laterales mucho más finas.

* Los géneros y especies que van precedidos por un asterisco necesitan actualización taxonómica, corológica o nomenclatural para esta guía, con independencia de que la mayoría de los géneros necesitan una revisión en profundidad.

Notas: (1) Maërl: palabra posiblemente de origen gaélico que se usa en Europa occidental para designar el material calcáreo de origen biógeno que se obtiene con draga en fondos marinos donde predominan algas coralináceas de vida libre, es decir, que no se asintan sobre un sustrato firme, sino sobre la arena, conchas o sobre restos de otras coralináceas.


Volver a Algas_rojas.htm
Página publicada el 10 de Noviembre de 2003, © C. Romero Zarco, Universidad de Sevilla