La imagen como medio
Aspectos de la Imagen

 

La invención de la Fotografía, revolucionó el campo de la representación gráfica hasta entonces cubierta principalmente por la ilustración y otros procedimientos derivados de los sistemas de estampación como la litografía o el grabado. Sus primeras manifestaciones, todavía tan imperfectas como bellas, ya dieron pie a los intelectuales del siglo XIX, a señalar la verosimilitud (fidelidad o realismo) y la artisticidad (belleza, plásticidad) de lo representado, como características propias de aquella nueva técnica capaz de representar lo visible "no sólo con verdad sino también con arte", en palabras del pintor Paul Delaroche. Sin querer y sin pretensiones de ningún tipo, parecía quedar así establecida una primera dualidad originaria que señalaba a la Fotografía como fiel sistema de captación y registro de la realidad y como modo de autoexpresión o de arte, la vertiente historicamente más cuestionada, por cuanto un procedimiento puramente "mecánico" (óptico, físico y químico), "que no requería de la intervención de la mano del artista", no podía ser considerado igual que la Pintura. 

Desde nuestra actualidad, transcurridos poco más de un siglo y medio de historia de la Fotografía, no sólo comprendemos lo acertado de aquella frase, (contrapunto a la celebre "desde hoy la Pintura ha muerto", que expresara el propio Delaroche al ver los primeros trabajos de Daguerre antes de hacerse pública su invención), sino que sabemos sobradamente, cómo hoy, éstas características primigenias están absolutamente reconocidas y asumidas.
Pero la imagen fotográfica en su vertiginoso desarrollo y avance global, aún se hizo acreedora de un nuevo e importante significado procurado por su innegable poder informativo y de sugestión. Sería su capacidad de informar y transmitir ideas y conceptos cargados de infinitas lecturas, lo que la convertían al mismo tiempo en lenguaje universal e indiscutible medio de comunicación

    
Es
en la conjunción de estas características, donde radica el más alto grado de polivalencia de la imagen fotográfica. Y es también en el hábil manejo de ellas, donde reside lo satisfactorio del uso de la imagen como elemento imprescindible dentro de la comunicación gráfica. Como elemento fundamental del diseño, la imagen, (para nosotros, siempre "imagen fotográfica"), representa básicamente el lecho sobre el que nace y se desarrolla la idea, mostrando por sí sóla, todo su poder de atracción visual, de impacto emocional y de transmisión de mensajes. 

En la actualidad, la imagen fotográfica, directa o manipulada, con o sin aditamentos, constituye la mayor parte del fondo gráfico y publicitario mundial, y no hace falta señalar que la incorporación del nuevo MEDIO DIGITAL, la han convertido en el elemento más importante del diseño gráfico. 

Toda buena fotografía puede ser la base y el sustento de una buena idea "foto-gráfica". Del conocimiento del medio y de sus técnicas de manipulación, del buen uso de sus posibilidades significativas como lenguaje icónico y posiblidades comunicativas dentro del diseño, dependerá el resultado óptimo del proyecto creativo.

Desde nuestro particular interés, dejando a un lado muchos de los variados aspectos desde los que puede abordarse el estudio de la imagen como medio de comunicación, nos ceñiremos a dos intimamente relacionados cuyo conocimiento creemos necesario y de gran utilidad para el diseñador gráfico: el puramente semiológico y el carácter técnico y estructural de la imagen. Así:

1. ASPECTO SEMIOLÓGICO y de lectura de la imagen, entendidos como estudios del significado comunicativo de la imagen, los llamados CÓDIGOS COMUNICATIVOS, comprendidos en los siguientes grupos:

                ANALISIS de la IMAGEN

2. ASPECTO TÉCNICO y estructural de la imagen como elemento fundamental de la representación, en el que veremos:

 

 

                                                                                                              Principio relacionados con la percepción

Volver al inicio